martes, 24 de enero de 2012

Borracheras


He bebido algunas copas, lo admito.
Pero no tiene derecho de llamarme ¡borracho!
Si asisto a las fiestas de Baco,
Siento en los huesos, la húmeda lascivia
De poetas malditos.¡¿Yo un borracho?!
Si bebo de la entrepierna Del Dios.
 Así atizo la enjundia
para espantar Demonios.
Señora, si la asustan mis ojos rojos,
y mi perdida mirada.
No vea usted dentro del alma, pues el horror
Le teñirá las sienes, y se olvidara de Dios.

He bebido algunas copas, lo admito.
Es que el veneno diluye tristezas,
Es el gendarme de mil demonios.
Señora, tiene usted razón,
Debería beber menos ¡pero no me llame borracho!
El ser sensible que habita esta torpe carcasa,
Se aferra a ciertos elixires, que sosiegan deseos.
La cuna de espinas en que mecieron mis huesos,
Dejo heridas que sangran con singular maña.
Asi que, señora, hoy beberé unas copas
Sepa disculpar las groserías que digo,
Es que solo soy un poeta,
perfecta amalgama; hombre y demonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario