jueves, 3 de marzo de 2011

Los tres reyes

Tras largas tertulias invoco
Tu nombre  ¡OH Luzbel!
Ladrón del fuego que alumbra
La oscura esencia de las mentiras.
Espero tu cavernosa voz,
Que imparte justicia.
¡OH! Portador de luz,
Entre oscuridades ya olvidadas

Danos tu sentencia ¡OH, Lucifer!
Profeta infame,
Corruptor del pío moralista.
Juez incólume
Del agrio desvelo,
De los buenos y los justos.
Somete con tu puño,
Golpea, golpea, en la mesa fortuita
De los ataviados señores del bondadoso cielo.

Y ya consumidos por el fuego impúdico,
Comanda las tropas  ¡OH Satán!
General sanguinario, rebelde perpetuo...
Guíanos a la victoria ¡por mil años ansiada!
Por mil años tú derrota impostada
Desangra al tirano
Que reina en el cielo,
Tan tuyo es el bien
¡Que han bendecido el mal!


¡OH! Luzbel, Lucifer y Satanás


De mil hombres nacerán,
mil bastardos de su fe arrancada.
Y por mil siglos, arderán  ¡arderán!
En el fuego fatuo del justo inquisidor.
Y ya en la hoguera,
Aquellos hijos ¡ya vencidos!
Susurraran las voces, que invocan los nombres.
De los tres reyes,
Bajo siete llaves, su virtud ha sido encerrada
Y en el frió escarnio del olvido,
Resonaran sus nombres
¡en tropeles de blasfemia!
Luzbel, Lucifer y Satanás.

2 comentarios:

  1. Es un estilo propio muy marcado el tuyo Omar, en medio páfarro se puede distinguir al responsable de las palabras, aunque como opinión de mi parte, creo que necesitas una revisión de tu escritura para marcar una sentencia clara. Es decir, tenes el camino, lo marcás, llevás al lector a traves de tus palabras por pasajes propios de tu poética e ideales, pero el destino final, la razón de la lectura se pierde en ese andar casi sin sentido de leer y buscar algo que no llega.
    La sorpresa se fue desgastando en tu escritura y eso la torna algo insulsa para el paladar de nuevas huestes que ansiosas buscan tales materiales. Creo que deberías romper un poco con la vida ermitaña y recorrer nuevos senderos que refuercen tu convicción. Por lo menos desde lo poético.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar